¿Cómo tratar un esguince de muñeca?

Un esguince de muñeca es una pequeña lesión que no siempre implica una factura, pero deben ser tratados con delicadeza si se quiere recuperar la articulación afectada por completo. En la clínica Ariza, puedes encontrar a los mejores profesionales para que puedas tener una atención de primera y que consigas una recuperación rápida.

A pesar de ser una lesión menos frecuente que un esguince de tobillo o de rodilla, este puede causar problemas con el uso diario de tu muñeca. Se produce principalmente por el estiramiento de las estructuras capsulares y fibrosas, y que en casos graves puede llegar a la rotura de tendones y ligamentos.

Tipos de esguinces

Existen 3 tipos de esguinces a tener en cuenta, los cuales son:

  • Primer grado: este se trata de un estiramiento excesivo que puede llegar a producir un micro desgarro en las estructuras.
  • Segundo grado: en este caso ya existe un desgarro parcial de las estructuras.
  • Tercer grado: se produce la rotura total de las estructuras.

Dependiendo de la gravedad del esguince será su tratamiento, y puede llegar a requerir una intervención quirúrgica en los casos más graves.

¿Cuáles son las causas de los esguinces de muñeca?

Debes tener en cuenta que existen varios factores de riesgo que debes considerar como predisponentes para desarrollar un esguince de tobillo. Dentro de los principales a tener en cuenta están:

  • Falta de entrenamiento muscular
  • Realizar actividad física cuando los músculos están fatigados
  • No hacer el calentamiento adecuado antes de un entrenamiento deportivo
  • Practicar deportes donde se puede tener una alta probabilidad de caídas

Los síntomas que se pueden presentar cuando existe un esguince de muñeca pueden cursar con dolor, hinchazón, así como una movilidad reducida, inestabilidad de la articulación e incluso rigidez. Si se presenta este tipo de patología lo mejor es recurrir a un tratamiento de inmediato para aliviar los síntomas.

Tratamiento de un esguince de muñeca

Es importante tener en cuenta algunos consejos que te ayudarán a la recuperación como son:

  • Aplicación de hielo en la muñeca por 20 minutos cada 2 horas mientras que estés despierto en los primeros días
  • Mantener la muñeca en reposo durante la mayor cantidad de tiempo posible
  • Colocar un vendaje alrededor de la muñeca
  • Tomar medicamentos antiinflamatorios que por lo general son recomendados por el médico tratante
  • En caso de que el esguince sea grave, es probable que se deba inmovilizar la extremidad mediante un cabestrillo para evitar malos movimientos.

Debes tener en cuenta que, antes de comenzar con el tratamiento, debes asegurarte de consultar con un profesional de la salud. Esto con el fin de realizar una radiografía para descartar la presencia de fracturas, y que puedas saber exactamente cuál es el grado de afectación de la articulación.

En caso de sufrir una rotura y que el ligamento no se recupere después de algunos cuidados indicados por el médico. Es probable que se deba hacer una intervención quirúrgica, y para la recuperación final podría ser conveniente recurrir a los tratamientos de fisioterapia, en especial porque así podrás recuperar la movilidad de la muñeca mucho más rápido.